Club Balonmano Huesca

Noticias

Bada Huesca 23 – Abanca Ademar León 22

Bada Huesca: Jorge Gómez (p), Teixeira (5), Val (1) Carmona (3), Camas (-); Todorovic (1), Muguerza (1), Carró (-), Félez (5); Oier García (2), Ariño (-), Marcelo (3), Mira (2), Bonano (-), Arguillas (ps).

Abanca Ademar León: Cupara (p), Mario López (2), Juan García (7), Carou (-), Rodrigo Pérez (2), Piñeiro (1); Vieyra (-), Sampoaio (-), David Fernández (2), Juan José Fernández (-), Jaime Fernández (-), Huerta (2), Javier García (-), Costoya (6), Biosca (ps).


Parciales: 3-2; 5-4; 7-7; 9-9; 11-9; 13-14 (descanso);14-16; 16-17; 17-19; 17-20; 20-22; y 23-22 (final).

Exclusiones: Mira, Val, Ariño, y Oier García, por el Bada Huesca y a Vieyra, Carou, y Juan José Fernández (2) por el Ademar León.

Árbitros: Peñaranda y Yagüe.


Dos puntos de mérito logró este sábado el Bada Huesca ante el Ademar León, que llegaba al Palacio segundo en la clasificación y en una dinámica más que positiva. Pero se encontraron con el correoso conjunto de Nolasco, que no perdió la fe en ningún momento y logró llegar al tramo final con opciones, para poner el resto en los minutos decisivos y conseguir un importante y merecido triunfo que permite al equipo escalar hasta las séptima plaza de la tabla.

Saltaron los locales a la pista visiblemente motivados, poniendo mucha intensidad y acierto en ataque, que junto a las paradas de Gómez Lite, permitieron al Bada mandar en el marcador en las primeras posesiones. Obligó esto al Ademar León a ajustar su defensa, logrando firmar el empate a siete en el ecuador del primer periodo.

Cada arreón de los de Nolasco recibía la rápida respuesta del Ademar, que corría con facilidad la pista antes de dejar a los jugadores del Bada recuperar sus posiciones, con un entonado Juanín, tirando de experiencia y sumando por goles cada contraataque.

Esta buena dinámica visitante en el tramo final del primer periodo hizo que la ventaja se invirtiera, y fuera el Ademar León el que se fuera por delante en el marcador, con un 13-14 al paso por vestuarios.

Tras el descanso, la defensa leonesa se mostró un punto más contundente, poniendo en aprietos al ataque del Bada y logrando una mínima renta de dos goles en los primeros parciales. Aplicó la misma intensidad en la contención el Bada para igualar de nuevo las fuerzas, y obligar al entrenador del Ademar a pedir tiempo muerto, que pareció surtir efecto, pues desencadenó una serie de errores y pérdidas en los de Nolasco, que llevó el marcador hasta el 16-19.

Pero esta diferencia no sería la definitiva, ya que la igualdad volvió en los minutos finales, entrando en los últimos tres de juego con un 21-22 que a base de garra y mucha fe por parte de los de Nolasco, se convirtió en el 23-22 definitivo.